Flamenco

BOTONCOMPRAENTRADALXFESTIVAL

EL AYUNTAMIENTO SE SUMA A LA CAMPAÑA 'CAMBIAR EL JUEGO, CAMBIAR EL MUNDO'

Contiene decálogo para elección de juegos y juguetes

La delegación de Igualdad del Ayuntamiento de Mairena del Alcor se suma a la campaña “CAMBIAR EL JUEGO, CAMBIAR EL MUNDO” del Instituto Andaluz de la Mujer. Se realiza anualmente, y desde hace ya 25 años, la Campaña del Juego y el Juguete No sexista, No violento, dirigida tanto al público en general como al ámbito educativo más directamente, con la finalidad de sensibilizar sobre la necesidad de eliminar el contenido sexista y violento de muchos juegos y juguetes y contribuir así al desarrollo de actitudes y comportamientos de cooperación, respeto a las diferencias y relaciones de igualdad entre las niñas y los niños.

La campaña de este año, con el lema “CAMBIAR EL JUEGO, CAMBIAR EL MUNDO” consta de un spot coeducativo para la sensibilización sobre los estereotipos en los juguetes, junto con otros elementos como un cartel con sus adaptaciones a las redes sociales, así como un decálogo para elección de juegos y juguetes.

Con la selección de la temática se pretende despertar una conciencia crítica en fechas tan señaladas para el consumo y donde los juguetes están llamados a ser los grandes protagonistas de los anuncios publicitarios, ofrecidos a la infancia divididos por secciones que limitan la libre elección, cosa que no resulta divertido a las niñas y los niños que no se van a conformar sólo con una mitad del catálogo de juguetes.

Y es que ciertamente, los juguetes siguen estando claramente divididos por sexos en los catálogos. Ya no hay secciones que digan «para niños» o «para niñas» porque en realidad no hace falta.  Los colores siguen llevando a cabo esta división binaria aunque sea de manera implícita. Y no sólo en los colores, sino que éste binarismo se refleja además en una diferencia de gustos, aficiones, roles, profesiones, etc.

Esta campaña hace un llamamiento explícito también al papel de las familias, en éste objetivo de romper con los estereotipos sexistas en los juegos y juguetes, e incluso a la industria juguetera y publicitaria, mediante una invitación a participar con buenas prácticas que contribuyan también a construir un mundo que no divida ni limite las capacidades y posibilidades de niñas y niños.

 

DECALOGO